EL CANCER: MITOS Y REALIDADES, MIEDOS Y FORTALEZAS

El contacto diario con los pacientes y la familia con cáncer, nos compromete como médicos con una realidad profundamente demarcadora de conductas y actitudes. El resultado de muchos años de convivir con esa realidad podría traducirse en un grupo de preguntas simples, aunque profundas y esclarecedoras. Intentaré traducirlas como diariamente las vivo.

Card image cap

-Doctor...  porque  a  mi...

Esta  pregunta  se  repite  día  a  día  en  la  consulta  de  aquel  ser  humano  que  se  encuentra con  el  diagnóstico  de  lo  que  considera  una  verdadera  sentencia. 

Su  respuesta,  aunque  no  sencilla,  esta  en  la  historia  de  cada  persona: 

-Como  y  que  comemos.  -Que  antecedentes  nos  dejó  nuestra  familia.  -Con  cuantos  tóxicos  hemos  compartido  nuestros  momentos  de  vida.  -Como  distribuimos  nuestro  tiempo.  -Donde  trabajamos.  -Que  ambiente  nos  rodea.  Como  ven  las  respuestas  surgen  solas...

Vienen  a  nuestra  mente  los  permanentes  excesos  en  la  alimentación,  o  las  carencias  extremas de  nutrientes;  el  recuerdo  de  papá,  mamá algún  tío  que  presentó  la  enfermedad;  ese  cigarrillo  que  nunca  pude  dejar;  las  auto-promesas  de  “mañana  empiezo  a  caminar”;  el  escaso  control  en  los  contaminantes  que  se  generan  tanto  en  el  trabajo  como  en  el  barrio  donde  vivo. 

-Que  me  va  a  pasar..? 

El  viejo  axioma  que  no  existen  enfermedades,  sino  enfermos  se  cumple  aquí  con  todo  rigor.  Pero...  hay  algunas  verdades  duras  pero  reales  que  se  hacen  más  evidentes  en  esta  rama  de  la  medicina: 

-Globalmente  la  gravedad  de  un  cáncer  depende  del  órgano  que  ataca  y  del  grado  de  avance  que  se  permitió  entre  el  inicio  de  la  enfermedad  y  la  consulta  al  médico. 

-El  futuro  de  cada  persona  a  quien  se  le  diagnostica  cáncer,  independientemente  del  momento  de  la  enfermedad,  depende  también  de  la  primera  decisión  médica:  el 

paciente  con  cáncer  tiene  pocas  oportunidades,  por  no  decir una,  y...  el  profesional  que  elija  “EL”  camino  terapéutico  no  puede  desconocer  lo  que  hoy  se  le  puede  brindar  a  cada  enfermo;  debe  estar  comprometido  con  la  última  conducta,  aunque  a  veces  no  pueda  acceder  económicamente  a  ella.  -Para  aprovechar  esa  (única)  oportunidad  el  paciente  debe  exigir  la  participación  de  todos  los  escalones  del  equipo  de  salud.  Debe  rechazar  la  acción  totalizadora  del  profesional  que  no  comparte  sus  decisiones  en  las  distintas  ramas  de  la  medicina.  Esta  bien  que  el  medico  de  cabecera,  aunque  sea  un  especialista  (ginecólogo,  urólogo,  neumonólogo,  neurólogo,  etc),  comande  los  primeros  pasos  de  la  conducta  a  adoptar.  Pero...hoy,  en  la  medicina  existe  una especialidad  que  ha  crecido  y  crece  con  velocidad  supersónica:  la 

oncología  que  indudablemente  no  puede  estar  ausente  en  la  decisión  final  de  la  conducta  adecuada.  -En  defensa  de  su  futuro  debe,  también  exigir,  no  solo  la  me

jor  atención,  sino  además  la  cobertura  gratuita  de  su  mejor  tratamiento. 

-En  conclusión:  el  “que  le  va  a  pasar”,  depende  de  él  mismo  y  de  sus  decisiones. 

Doctor...Si  él(ella)  lo  llega  a  saber  se  muere  ! 

El  informar  a  una  persona  que  tiene  un  cáncer  no  es  una  cosa  sencilla.  Pero...  el  negarle  toda  información  es  el  otro  extremo  de  una  conducta  adecuada  y  espetuosa. 

-Creer  que  una  persona  que  tiene  cáncer  necesita  un  papel  firmado  para  saber  que  lo  presenta,  es  ilusorio.  La  mayoría  de  las  personas  siente  o  presienten  su  propio  diagnóstico  y  cuando  la  familia  intenta  ocultarlo  teje  en  su  interior  una  sensación  de  complot externo  que  lo  desconcierta  y  lo  deja  solo. 

-Por  supuesto  que  la  profundidad,  certeza  o  detalle  de  la  información  brindada  sobre  su  enfermedad  no  puede  ser  igual  para  todo  el  mundo;  pero  el  medico  informante  debe,  respetando  la  necesidad  del  enfermo,  y  porque  no  de  la  familia,  acercar  tanta  información  como  se  le  requiera. 

-El  enfermo  medianamente  informado  tolera  con  menor  cantidad  de  molestias  cualquier  tratamiento,  y  esto,  repercute  directamente  en  su  calidad  de  vida. 

-Muchas  veces  cuesta  que,  sobre  todo  los  miembros  del  entorno  familiar,  acepten  las consecuencias  de  la  enfermedad  y  la  desinformación;  y  esto  esta  en  relación  directa  con  viejas  historias  de  convivencia  y  de  cuanto  hemos  acompañado  a  esa  persona  antes  de  este  temido  diagnóstico. 

Y...  si  me  lo(la)  llevo  a  Córdoba....

Esta  pregunta,  que  se  genera  en  la  impotencia  que  provoca  el  golpe  del  diagnóstico  surge  de  la  misma  desconfianza  que  los  propios  médicos  hemos  generado  y  seguimos  generando.  La  desesperación  que  produce  el  solo  enunciado  de  la  palabra  cáncer desconcierta  al  enfermo  y  su  familia;  y  escuchando  a  algún  vecino  o  respondiendo  a  alguna  mala  experiencia  vivida  cree  que  en  otro  lugar  encontrará  mayor  tecnología  o  conocimientos  para  “curar”  su  enfermedad. 

-A  lo  largo  de  estos  últimos  26  años  me  ha  tocado  vivir  las  experiencias  mas  diversas: 

pacientes  que  encontraron  su  solución  en  otros  centros  de  mayor  complejidad  y  que regresan  felices  a  control;  y,  también  aquellos  que  vinieron  de  esos  mismos  centros  con  sentencia  de  corta  vida  que  tratados  en  nuestra  humilde  Rioja  todavía  me  visitan  y  saludan  por  la  calle. 

-Repito  el  concepto  inicial:  el  paciente  y  su  familia  debe  exigir  un  profesional  capacitado,  a-c-t-u-a-l-i-z-a-d-o,  y  con  las  herramientas  necesarias  en  cualquier  lugar 

donde  se  trate.  Y  además  debe  exigir  la  participación  de  todo  el  equipo  de  salud,  y  en  especial,  cuando  el  diagnóstico  es  el  tema  que  hoy  nos  convoca,  no  puede  faltar  la  opinión  del  oncólogo  clínico. 

-Nuestra  Rioja,  cada  vez  mas  cuenta  con  la  complejidad,  con  los  recursos  humanos,  técnicos  y  materiales  para  tratar,  y  bien,  cualquier  tipo  de  cáncer.  Y,  es  en  ultima  instancia  el  equipo  de  salud  el  que  debería  decidir  cuando  y  porque  trasladar  un  enfermo  a  otro  centro  de  mayor  complejidad. 

-El  desarraigo,  el  desmembramiento  de  familias  enteras,  la  soledad,  los  altos  costos;  son  parte  ineludible  de  los  resultados  finales:  esto  es  el  bienestar  y  la  calidad  de  vida  del  enfermo  con  cáncer. 

-Puedo  comer  los  gorgojos  o  tomar  esas  gotitas...

El  enfrentarse  con  la  pesada  carga  de  la  palabra  cáncer  nos  lleva  a  buscar  cualquier  cosa,  cualquier  elemento  que  nos  brinde  alguna  luz  de  esperanza.  Frente  a  ello  el  oncólogo  debe  saber  respetar  ese  brillo  de  posibilidad  sin  olvidar  algunas  premisas  básicas.  -Utilizar  estas  conductas  alternativas  como  ilusión  de  cura,  es  negar  la  realidad  de  mas  de  cien  años  de  investigación  medica.  -Si  oponerse  al  uso  de  esas  medidas  significa  crearle  una  ansiedad  al  enfermo  que  la  acepta;  siempre  que  no  provoquen  daño,  hay  que  acompañar  y  dejar  que  lo  use. 

-Nuevamente:  la  participación  de  un  oncólogo  actualizado  puede  contener  al  enfermo  y  su  familia,  y  abrir  todos  los  caminos  de  posibilidades  ciertas;  desde  asumir  la 

impotencia  de  :”no  se  puede  hacer  mas...”,  hasta  “...todavía  existe  un  camino”,  inclusive  en  todo  lo  que  se  refiere  a  mejorar  la  calidad  de  vida. 

-Y...si  no  le  hacemos  nada...

Existen  muchas  circunstancias  donde  la  familia,  o  hasta  el  mismo  enfermo  se  plantea  si  el  remedio  no  es  peor  que  la  enfermedad.  Esto  es  cierto  muchas  veces,  pero  muchas  menos  veces  de  lo  que  la  gente  cree. 

-Algunos  tratamientos  actuales  son  en  base  a  sustancias  que  no  producen  ninguna  molestia  y  aún  por  vía  oral;  y  no  por  ello  son  menos  efectivos. 

 

-Otros,  de  los  denominado  quimioterápia,  cuando  no  están  indicados  con  intención  curativa,  pueden  usarse  para  disminuir  los  dolores  del  cáncer,  puesto  que  producen  la  liberación  en  el  organismo  de  “endorfinas”,  sustancia  similar  a  la  morfina  que  alivia  y  hace  mas  soportable  el  ultimo  tramo  de  la  enfermedad.  -Nunca  dejaremos  (los  mismos  médicos)  de  sorprendernos  con  las  repuestas: 

Recuerdo  un  caso  de  una  mujer  de  88  años  con  un  cáncer  de  mama,  que  no  podía  operarse  por  razones  cardiológicas,  pero  que  tenia  un  gran  espíritu  de  lucha.  Un 

tratamiento  quimioterápico,  pero    en  capsulas,  no  solo  la  alivió,  sino  que  hizo  desaparecer  el  tumor,  que  había  sido  considerado  intratable  por  su  medico  de  cabecera. 

-Tampoco  la  actitud  debe  ser  de  ensañamiento  terapéutico.  Hay  muchas  veces  que  la  conducta  solo  será  de  acompañamiento  y  búsqueda  de  alivio  contribuyendo  a  mejorar  la  calidad  de  vida. 

Contrariamente  a  los  que  muchos  piensan  la  enfermedad  a  cambiado  sus  perspectivas  en  180  grados,  y  lo  seguirá  haciendo  en  los  próximos  años. 

El  advenimiento  de  tratamientos  basados  en  la  biología  molecular  conducirá  a  un  futuro  promisorio  con  grandes  perspectivas  de  cura  del  cáncer  o,  por  lo  menos  el  paso  a  la  cronicidad.  Esto  es,  pasará  a  ser  una  enfermedad  como  la  artritis  o  la  diabetes  que  se  llevan  a  lo  largo  de  la  vida.  Quizás  lo  importante  del    mensaje  que  pretendo  dejar  es  que  solo  con  la  esperanza  y  viviendo  las  pequeñas  cosas  de  todos  los  días  se  encuentra  el  camino  de  la  PAZ  INTERIOR. 

Prof.  Dr.  Luis  Alberto  Kaen

M.P.:  809  M.N.:  59653

Director  Medico

Centro  Oncológico  Riojano  Integral  (C.O.R.I.)

Dorrego  269

CP:  5300  -  La  Rioja-  ARGENTINA

TE  Movil:  +54  380  4675085